close
Entrevistas

ALFREDO SÁNCHEZ-MONTESEIRÍN
“Tengo gustos refinados: la cocina hecha con tiempo y cariño por nuestras madres”

Texto: Quico Pérez-Ventana

Sevilla le sabe a mar lejano. Un alcalde que tapea a pie de barrio. Un gourmet con gustos caseros. Entre cocina tradicional y moderna se queda con las dos. Pero, ante todo, comida sana. Y un plato que reivindicar ante paladares presuntuosos: el buen cocido con su pringá. “No he visto nada parecido en ningún sitio”.

¿Cómo se suelen llevar la cocina y la política?
En sentido figurado se suele decir que las buenas decisiones políticas llevan detrás mucha cocina. En sentido estricto, conocemos desde políticos absolutamente indiferentes, “ligths” totales, hasta auténticos gourmets.

¿Es el alcalde de Sevilla persona de gustos refinados y sibaritas en el comer?
Sí, refinado, con el refinamiento de la cocina casera, popular, hecha a base de tiempo y de cariño por nuestras madres.

¿Cuál cree que es la principal aportación gastronómica de Sevilla al mundo?
A mí me gusta mucho el gazpacho. Creo que es creación de un equilibrio difícilmente superable.

En su opinión, ¿está suficientemente utilizada la gastronomía sevillana como recurso turístico?
En los últimos años se están produciendo grandes avances. Es ya uno de nuestros primeros reclamos turísticos.

Si la ciudadanía acabará aceptando la arquitectura de vanguardia, que lo damos por hecho, ¿hará lo mismo con la cocina de diseño?
En Sevilla siempre digo que estamos siguiendo a Ortega y Gasset cuando dijo que entre tradición y modernidad, entre lo uno y lo otro, nos quedamos con lo uno y con lo otro. Lo mismo en la cocina.

“El gazpacho es creación de un equilibrio difícilmente superable”

¿Cuáles son sus lugares favoritos de Sevilla para comer, cenar, tomar una copa o tapear?
Muchos, por supuesto. Me gusta comer en lugares poco presuntuosos, donde se esté a gusto. Y por supuesto tapear de pie. Hay una ruta de tapas magníficas por nuestros barrios.

¿Qué cocina de fuera de Andalucía le seduce más?
Yo me rindo a la cocina vasca.

¿Y qué ‘cuchareo’ de aquí echa más de menos cuando está de viaje en algún lugar del mundo?
Un buen cocido con su pringá: no creo haber visto nada parecido en ningún sitio.

El psiquiatra Luis Rojas Marcos afirma que en Andalucía la esperanza de vida es mayor por el carácter afable de sus gentes y el buen comer. ¿Qué tiene que decir a eso en su triple condición de andaluz, alcalde y médico?
Que tenemos que trabajar mucho para transmitir esos valores a nuestros hijos, porque la fuerza mediática de otras dietas “non sanas” es cada vez mayor.

¿Se necesitan de vez en cuando antiácidos para asumir la acción al frente del Consistorio o digerir los ataques de sus adversarios políticos?
Es verdad que casi siempre recurren a los precocinados y los refritos. Pero en el debate democrático me encuentro en mi salsa…

 

>En corto

¿A qué sabe Sevilla? A mar lejano…

Si Sevilla fuera un olor… Sería una mezcla de especias, como en José Gestoso.

¿Cena con velas o codo en barra? Depende, aunque en todo caso no me gustan las velas en la mesa.

Un sabor de su infancia El pavía de bacalao.

¿Qué le prepararía un domingo a su familia? Unas buenas doradas a la sal.

¿Caña de Cruzcampo o grandes reservas? En verano cerveza muy fría. En invierno un buen vino.

¿Puntillitas o sushi? Puntillitas.

¿Caracoles o gambas? Ración de cada…

Un rincón de Sevilla con sabor… Triana

Su secreto para el buen gazpacho El tomate: mucho y bueno.

Y al salir del cine o el teatro… Aligerarnos porque cierran las cocinas…