close
Actualidad

EN LA TIERRA DEL SOL. VINOS DE BARBADILLO.

Besana Tapas. I Torneo de Golf Gastronómico de Landaluz. Foto: Probando Probando

En 1821 Don Benigno Barbadillo y Don Manuel López Barbadillo se instalan en Sanlúcar de Barrameda y fundan las bodegas que hoy llevan su apellido. Bajo su gestión se exportan vinos a Inglaterra y América y se comercializan en distintos lugares de España. En 1827 nace la denominación “Manzanilla” en un envío a Filadelfia y se lanza al mercado la primera Manzanilla embotellada bajo la marca “Divina Pastora”.

Fallecido Don Benigno, sus hijos y nietos tomaron el relevo para, en 1954, constituirse en la empresa que hoy conocemos como Bodegas Barbadillo.

Actualmente Barbadillo es el máximo elaborador de Manzanilla del marco de Jerez –destacando las marcas Solear y Muy Fina– y cuenta con el blanco mas vendido en España (Castillo de San Diego), que fue el primer vino blanco de Andalucía. Después de casi dos siglos de antigüedad, la bodega, la mayor de Sanlúcar de Barrameda, posee las mas modernas plantas de vinificación avaladas por las certificaciones de calidad mas importantes, y es propietaria de 500 hectáreas de viñedos repartidos en dos fincas, “Gibalbín” y “Santa Lucía”. Sus oficinas están situadas en la Casa Palacio de la Cilla, construida en 1773. Desde este singular emplazamiento, Barbadillo sigue caracterizándose por ofrecer productos de primera calidad.

Sus Bodegas
Sanlúcar de Barrameda luce como su sol y su Manzanilla. Barbadillo propone una visita muy especial a sus bodegas, en la que tendrás la oportunidad de recorrer la apasionante historia que convierte el fruto de sus viñedos en uno de los vinos más famosos del mundo: la Manzanilla.
Además muchas de esas bodegas –El Toro, San Guillermo, La Arboledilla, Santiago…– y otras de sus instalaciones con sabor andaluz – Patio Bodega Don Benigno, Salón Don Benigno, Salón Cortijo Viña Santa Lucía– están disponibles para convertirse en el marco único, inolvidable, de celebraciones y eventos.

Año de fundación: 1.821
Tlf. 956 38 55 00. Fax: 956 38 55 01
Dirección: Luis de Eguílaz, 11
11540 Sanlúcar de Barrameda, Cádiz
www.barbadillo.com

 

Sus Vinos

Solear:
Alma de Barbadillo

Sus soleras están formadas por 10.000 botas repartidas en 10 criaderas, lo que la convierte en la manzanilla de más crianza.
Muy limpia, color amarillo pálido con tonos verdosos, brillante e intenso. Franca al olfato, con intensidad y finura que da la prolongada crianza en flor, con toques salinos y yodados. Extraordinariamente seca al paladar pero suave y armoniosa al postgusto, el sabor es persistente, se comprueba su crianza y carácter oliendo las copas que quedan vacías, en las permanece su perfume. Temperatura ideal de consumo: 10º a 12º.
Maridajes: marisco, aceitunas, jamón y para completar los consomés. Como vino de mesa con arroces y pescados.

Castillo de San Diego:
Vino de alba y de sueño

Blanco de la “Tierra de Cádiz”, varietal de 100% Palomino Fina, seco. Añada 2006. Grado alcohólico: 12º
De precioso vestido, joven, atractivo y sencillo, color amarillo pálido salpicado en verdes. De bonita caída y atractivo aspecto. Marcadas notas de manzana y frutas tropicales con ciertos matices balsámicos. En boca, intenso y fresco, ligero y seco en la entrada con movimientos elegantes en el paso de la boca y tierno y brioso en el limpísimo posgusto en el que queda marcado su bonito cuerpo.
Maridajes: pescaíto frito, moluscos, coquinas, chocos y chirlas…

Gibalbín:
El tinto de Andalucía

Barbadillo tiene el orgullo de elaborar un gran vino tinto en una región tradicionalmente productora de blancos; un vino pleno de virtudes organolépticas, capaz de sorprender a toda Andalucía. Gibalbín toma su nombre de la parte de la Sierra de Cádiz en la que se encuentran la mayor parte de uvas plantadas para el vino. Alta capa, brillante y de color cereza picota con tonos levemente morados. Afrutado, con notas de regaliz y de fruta roja madura. Alegre, vivo y de buena intensidad. Entrada amable, buen cuerpo con cierta consistencia, agradables taninos y un paso de boca muy franco. Se repiten los aromas encontrados en nariz.